Esculpido por la naturaleza y venerado por los humanos, el circo de Gavarnie ha sido loado por poetas, escritores y alpinistas, al tratarse de uno de los conjuntos glaciares más grandes de Europa que, junto con el parque aragonés del Monte Perdido, forma un entorno único, inscrito como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997.  El parque es, además,  un ejemplo típico de los  paisajes pastorales de montaña en Europa.
Hasta el gran Victor Hugo sucumbió a la belleza de Gavarnie,  que describió como
 
"Una montaña y una muralla al mismo tiempo.
El edificio más misterioso para cualquier arquitecto.
El Coliseo de la naturaleza,
eso es Gavarnie. "
 

gavarnie.jpg

 
Desde 1997, el conjunto Pirineos-Monte Perdido está clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
 
Se encuentra en el seno del Parque nacional de los Pirineos y está abierto a todos los públicos: senderistas y paseantes en burro o a caballo.
 
El circo glaciar de Gavarnie tiene un diámetro de 800 metros en su base y 4 km de extensión hasta la cima, a la que se accede siguiendo una serie triple de gradientes. Se encuentra coronado por algunos de los picos más famosos de los Pirineos, todos ellos de más de 3000 metros: el Grand Astazou (3071), el Marboré (3248), el Tallion (3144)...
 
Al Sur, en la frontera, como si de una sonrisa se tratara, se encuentra la monumental Brecha de Rolando. Y por supuesto, la mágica cascada de 423 metros de altura y 15 metros de ancho, una de las más altas de Europa.
 

breche_de_roland.jpg

 
Con sus 29 pistas de esquí para todos los niveles, la estación de Gavarnie goza de una ubicación excelente, con unas vistas panorámicas sobre el circo y la Brecha de Rolando que dejan sin aliento.